Los gatos duermen muchas horas diarias y contar con una buena cama es muy necesario para su bienestar. Además, estas mascotas son animales a los que les gusta mucho tener su espacio propio, sobre todo para sus momentos de descanso. Aunque compartan contigo tu sofá u otro espacio, una cama para gato le hará estar muy cómodo y feliz.

Esta guía pretende mostrarte la variedad que presenta el mercado para elegir una cama para gato. También te ayudará a comprender muchos de los comportamiento de tu mascota felina. Te responderemos dudas comunes cuando se tiene un gato como compañía en casa y sobre sus rutinas de descanso. No te lo pierdas. Te resultará muy útil.

Lo más importante

  • Los gatos necesitan un lugar tranquilo en el que descansar. Una cama es idónea, porque allí dejará sus pelos. Pero es mejor colocarla siempre en un lugar que él frecuente, para que la use y le guste.
  • Hay camas adaptadas a todo tipo de gatos. Desde los animales desconfiados o inseguros que quieren un rincón resguardado, hasta los que aman salir y estar afuera, pero necesitan una cama que resista a la humedad.
  • Si tu gato quiere dormir en el exterior, es normal y tiene camas específicas para ello. Si quiere estar contigo o en tu cama, también debe tener un lugar que respete tu espacio y el suyo.

Ranking: Las mejores camas para gato que puedes encontrar en el mercado

En este apartado vas a ver una recopilación de las cinco camas para gato más populares que hay en el mercado. Además, hemos resumido y destacado cuáles son sus principales características para que te resulte más fácil conocer cada uno de los productos. Así, podrás elegir cuál es la cama que más le va a agradar a tu gato.

Puesto nº 1: Banbury & Co (estilo Iglú)

Es una cama estilo iglú, acolchada para apoyar el cuerpo del animal y cubierta en la parte superior. Esta cama es como una pequeña casita redonda con un cojín hecho de piel de oveja en el interior, que se puede extraer para su lavado. Es un lugar de descanso cálido que viene con un pompón que cuelga del techo para que el gato pueda jugar.

Mide 47 x 19 x 37 centímetros, estando solo disponible en este tamaño y es de color beige. Los compradores destacan que tiene un tacto muy agradable y que es más conveniente para los días de frío. Caben dos gatos dentro y los compradores destacan la buena calidad de los materiales y su elegancia.

Puesto nº 2: MiLuck (saco de dormir)

Es una cama de color marrón que sirve para acostarse sobre ella o para meterse dentro, a modo de saco de dormir. La parte inferior de esta cama es de tela Oxford impermeable, para evitar así que le entre humedad. El resto de la cama es de felpa y está rellena de algodón. Viene disponible en un tamaño que mide 50 x 48 x 8 centímetros.

Esta cama se recomienda para gatos que pesan menos de siete kilos. Los compradores destacan que sus mascotas duermen encima de ella en los días cálidos y se meten dentro cuando hace frío, por lo que sirve para todas las estaciones. Los usuarios definen esta cama como suave, mullida y bonita como complemento del hogar.

Puesto nº 3: Hosaire Mascotas (colchón)

Es un colchón mullido con los bordes levantados para apoyar la cabeza o para que tu gato se sienta más protegido. Es de terciopelo suave y relleno de algodón. Sostiene el calor en el invierno y es completamente lavable a máquina. Esta cama es marrón por fuera y blanca por dentro y destaca por su bajo coste.

Los compradores destacan su buena calidad y que tiene un tacto muy suave que gusta a los gatos. Por su tamaño es más recomendable para animales pequeños. Ocupa un espacio de 40 centímetros de ancho y otros 50 de largo. Los bordes son mullidos. Para asegurar que aguanta los arañazos de tu gato, cuenta con cosido doble.

Puesto nº 4: Enko 2 en 1 (estilo casa)

Esta es una cama cerrada, a modo de casita. Aunque también se puede acomodar para que quede como un colchón con bordes, sin techo, según los gustos o la temporada del año. Está disponible en tres tamaños diferentes. Y se puede comprar en azul con diseño de estrellas blancas o con un diseño de ladrillos rojo.

Cuando está puesta a modo de casita se abre por delante y por detrás con cremalleras y tiene un cojín de felpa gruesa suave dentro que se puede sacar y lavar a máquina. Tiene un asa superior por si se quiere transportar, aunque no sirve como transportín porque una parte queda totalmente abierta y el gato puede escaparse.

Puesto nº 5: KOBWA (hamaca para la ventana)

Esta original cama está específicamente diseñada para colgar en una ventana. Es una hamaca de fieltro con ventosas que cuenta con un colchón para que el animal apoye el cuerpo. Es muy conveniente para esos momentos en los que a tu gato le gusta aprovechar el sol en su ventana favorita de la casa. Las ventosas resisten al calor y al peso.

Para colocarla, se recomienda limpiar la superficie de la ventosa y del cristal. Luego se pone agua caliente durante 3 minutos en la ventosa antes de engancharla a la ventana para que quede bien pegada. La carga máxima que aguanta es 10 kilos, por lo que incluso dos gatos pequeños pueden compartir esta cama.

Guía de compras: Lo que debes saber de una cama para gato

Es importante que antes de comprar una cama para gato conozcas las características más comunes de estas mascotas. De este modo, podrás seleccionar mejor el producto que le conviene. Aquí, hemos incluido los aspectos más importantes sobre las camas para gatos y respondemos las dudas más frecuentes al respecto.

Gato en brazos de su dueña

Los gatitos hacen que tus ratos de soledad no sean tan fríos.
(Fuente: Sergey Labutin: 50577969/ 123rf.com)

¿Por qué pasa tantas horas mi mascota en su cama para gato?

Aunque a veces se comporten como muy veloces cazadores, los gatos pasan muchas horas descansando. Duermen aproximadamente el 70% del día y hay que entender que tienen ciclos de sueño diferentes a el de los humanos. Los bebés y los gatos ancianos duermen incluso más. Por lo que no te asustes si ves a tu mascota largas horas en su cama.

Hay que pensar que, aunque sea un gato casero, en sus rutinas de juego suele realizar movimientos que pueden cansarlo mucho. Y necesita reponerse. Además, para que tenga buena salud, debe dormir esas horas que su cuerpo le pide.

foco

Normalmente, el gato suele usar los mismos lugares para su descanso, por lo que pasará mucho tiempo en su cama.

¿Por qué mi gato necesita su propia cama?

Aunque veas a tu gato pasar horas sobre el sofá o tu cama, tener la suya propia es muy necesario. El animal cuenta con su propio espacio, que huele a él y eso les encanta. Además hay camas creadas según las necesidades de cada animal. Así, si es un gato desconfiado, podrás ofrecerle una que esté cubierta para que se sienta seguro.

Además, estos animales aunque duerman mucho, también hacen gran ejercicio físico en sus horas de juego. Por lo que necesita una superficie bien mullida donde descansar su cuerpo. También es bueno para ellos ofrecerles un material que se ajuste a las condiciones del clima. Eso será muy necesario para su comodidad.

Gato descansando en su cama

Recuerda que los gatos son muy pulcros y tu mascota necesitará de una cama siempre limpia.
(Fuente: Vadim Guzhva: 34916742/ 123rf.com)

¿Por qué para mí es bueno que mi gato tenga su propia cama?

Para tí, que tu gato tenga su cama te aportará muchos beneficios. No dejará sus pelos en tus espacios, sino que quedarán recogidos en su cama. Si tienes alergia, una cama para tu gato es la mejor solución porque no dejará el elemento de su piel que te daña sobre tus muebles, sino que este quedará en su cama. Y son sencillas de lavar.

No arañará tus muebles sobre los que duerme, una práctica común de los gatos en ocasiones, sino que jugará con su propia cama. Por ello, se recomienda tener varias camitas en los lugares donde más le gusta a tu gato descansar.

foco

Recuerda que si duerme contigo, te aseguras de que al tener su propio espacio te moleste menos por la noche.

¿Por qué a veces mi gato se mete a dormir bajo su cama?

Por su naturaleza de cazadores, los gatos necesitan lugares donde se sientan resguardados para su descanso, al estilo de las madrigueras. Y también que sean calientes. Un hueco donde obtenga calor y seguridad les resulta muy cómodo y, por ello, a veces lo puedes encontrar bajo su cama y no sobre ella.

Por este motivo, se han puesto de moda las camas de gatos que tienen algún tipo de cobertura por su parte de arriba. Y también hay personas que ponen una manta sobre la cama. De este modo, su mascota puede resguardarse con la manta, a la vez que sigue manteniendo el calor de su cama por debajo de su cuerpo.

Pareja de gatos durmiendo

El exterior de una cama para gatos puede ser de algodón, felpa, gomaespuma, lana, cuero, látex, plástico o mimbre.
(Fuente: Noppharat Manakul: 32432045/ 123rf.com)

¿Por qué a mi gato no le gusta su cama?

Puede ser que tu mascota rechace su cama y siga usando los lugares que frecuentaba para descansar antes de tenerla. Hay varias razones. Cabe la posibilidad de que la hayas situado en un enclave de la casa que no le gusta. O puede ser que el material con el que está fabricada o rellena no sea de su total agrado, por el tacto o por el olor.

Además, recuerda que los gatos son muy pulcros y tu mascota necesitará de una cama siempre limpia. La gran mayoría se pueden lavar a máquina. A veces, al salir de la lavadora puede no agradarle que su cama no huela a él. Para ello, ponle alguno de sus juguetes en ese espacio suyo. Ten en cuenta sus hábitos para escoger una cama a su gusto.

Lewis CarrollEscritor británico.

«Es costumbre muy inoportuna de los gatitos (como observó una vez Alicia) que, sea lo que les digas, siempre ronronean».

¿En qué momentos del día mi gato usará más su cama?

Los gatos son más activos cuando amanece y cuando comienza la noche. Por tanto, en esos momentos, en los que es más probable que tú estés en “modo de descanso”, tu gato estará con ganas de comer, jugar y saltar. Al mismo tiempo, en las horas en las que tú te mantienes ocupado es cuando más tu gato usará su cama para dormir.

Aunque tu mascota esté en tu casa bien servida de comida, su instinto le lleva a estar más despierta por la noche, que sería cuando tendría que cazar por su capacidad para ver en la oscuridad. Además, a los gatos les encanta aprovechar los rayos de sol diurnos para tirarse a descansar con el calor que les aportan.

¿Puedo situar la cama de mi gato en el jardín?

Sí se puede. Sobre todo para las horas del día en las que tu animal disfrutará del sol a la intemperie. Pero los expertos recomiendan que el animal duerma dentro de casa por la noche, para resguardarse del frío. Si prefieres que siga fuera o ves que tu gato prefiere estar siempre fuera de casa, guárdale un espacio seguro y cobijado.

Hay camas impermeables y bien protegidas que pueden servir específicamente para que el gato nunca pase frío aunque se quede en el jardín de casa. Como siempre con uno de estos pequeños felinos, fíjate en su comportamiento y sus deseo para que esté feliz. Hay mininos que no quieren más que estar dentro de casa aunque tengan jardín.

Gato panza arriba

Los gatos son más activos cuando amanece y cuando comienza la noche.
(Fuente: Berna Namoglu: 17751475/ 123rf.com)

¿Cuál es el mejor lugar de la casa para colocar la cama de mi gato?

Habrá que escoger el lugar en función del tamaño de la cama y el espacio que ocupará. Y además es bueno tener en cuenta qué parte de la casa frecuenta más tu gato y en qué lugares le gusta más acostarse.

También puedes situar varias camas para proteger tus sillas y sofás, ya que los gatos suelen cambiar de lugar según el momento del día.

Cabe recordar que los gatos son difíciles de controlar. Ellos ponen las normas y además son de mantener sus hábitos, por lo que mejor tener en cuenta sus lugares favoritos para situar su cama. Si no lo haces, cabe la posibilidad de que ignore su cama y siga frecuentando las zonas de la casa en las que le gusta dormir.

¿Puedo permitir a mi gato dormir en mi cama?

Tu gato sí puede dormir contigo si así lo deseas y si lo ves a él cómodo. De hecho es una práctica común y muchas personas colocan la cama de su gatito sobre la suya propia, para que el animal tenga su espacio. Una práctica común es la de colocarle la cama sobre la tuya. Así estaréis juntos, pero cada uno con su espacio propio.

Los gatos son animales de costumbres. Cuando son bebés les encantará dormir cerca de tu cara. Cuando crecen, suelen posicionarse a tus pies. A muchas personas les gusta dormir cerca de sus gatos. Aunque debes saber que puede despertarte más veces por la noche, porque se levante o porque te pida comida muy temprano.

Gato siendo acariciado en cama

Los gatos son animales de costumbres.
(Fuente: Alena Ozerova: 37827230/ 123rf.com)

¿Qué beneficios puede tener compartir la cama con mi gato?

Hay estudios que afirman que acariciar animales alivia el estrés y aumenta la producción de oxitocina. Y hay quienes dicen que las personas que tienen un gato en casa corren menos riesgo de tener una enfermedad cardiovascular. Los gatos son animales que aportan una muy grata compañía, por lo que elimina la sensación de soledad.

Para algunas personas, el ronroneo de un gato es muy relajante. Así que les ayuda a dormir, porque los animales suelen ponerse más mimosos por la noche cuando tienen cerca a su dueño. Al animal le encantará recibir el calor de tu cuerpo y compartir unos momentos contigo. Hay expertos que dicen que estrecha los lazos de afecto.

foco

«Los gatos hacen más caso a las mujeres que a los hombres ya que entienden mejor cuando se les habla en voz aguda».

¿En qué casos mi gato y yo no deberíamos compartir cama?

Si tienes alergia a los felinos o asma es mejor dormir en lugares separados. Además, si compartes cama con tu hijo pequeño, mejor busca otro lugar para tu gato, porque podría querer dormir demasiado pegado al menor. Por otro lado, si tienes el sueño ligero ten en cuenta que el gato puede despertarte durante la noche.

Cabe mencionar que la mayoría de mascotas pueden contagiar ciertas enfermedades. En el caso de los gatos, estos son casos aislados, pero puede pasar que el minino contagie a su dueño la llamada enfermedad por arañazo de gato, el chagas o peste bubónica.

¿Debería mi gato dormir en mi cama si le tengo alergia?

La piel de los felinos tiene una proteína llamada Fel d1 que da alergia a algunas personas. En ese caso, puedes seguir conviviendo con tu gato, pero siguiendo unas precauciones. Se recomienda cepillar a menudo al animal, quitar las alfombras, limpiar mucho el hogar y evitar dormir juntos. Esta última parte es dura para muchas personas.

Al mismo tiempo, es recomendable saber que los colchones, edredones, sábanas y tapizados atraen alérgenos. Por ello, es mejor evitar compartirlos. En este caso, una cama específica para tu gato será un gran aliado. Ya que si tiene su propia cama no se acostará sobre las superficies que pueda compartir contigo.

Gato siendo acariciado

Para algunas personas, el ronroneo de un gato es muy relajante.
(Fuente: Dmytro Skorabogatov: 46342978/ 123rf.com)

¿Puedo educar a mi gato para dormir donde yo quiera?

Los gatos son famosos por imponer sus normas en lugar de acatar las que pongan otros. Pero se le puede educar para que haga ciertas cosas que queramos. También es cierto que la educación debe comenzar desde que llega a tu hogar porque cuando se acostumbre a algo será difícil hacerle cambiar ese hábito.

Además, puedes educarlo, pero dentro de sus gustos. Si le gusta acostarse en el sofá, no le dejes su cama en otra parte de la casa. Sitúala sobre el sofá, cerca de él o en una superficie de altura. También puedes dejarle golosinas en su cama o en el sitio donde quieras que duerma, o una prenda que huela a tí para que no te eche de menos.

Criterios de compra

Las camas para gatos son muy necesarias para tu mascota, que adora tener su espacio propio para ayudarle con su descanso. A la hora de elegir una u otra, debes analizar qué te conviene a ti y sobre todo, cuál podría gustarle a tu mascota según su carácter. Para ayudarte a elegir la mejor cama, aquí analizaremos diferentes aspectos:

  • Tamaño
  • Materiales externos
  • Materiales para el relleno
  • Diseño
  • Camas según el lugar donde se sitúan

Tamaño

Que tu gato quepa correctamente dentro de su cama o su colchón es esencial para hacer que su descanso sea bueno. Muchas camitas son cerradas para dar sensación de seguridad al animal, por lo que es esencial que quepa dentro. La cama debe comprarse en función de la longitud y peso del animal que la vaya a usar.

Hay muchas camas que son en un solo tamaño, así que hace falta fijarse bien. La mayoría son idóneas para gatos de tamaño medio, que son los más comunes. Si tienes una mascota muy larga u obesa, debes prestar más atención a las características del producto que quieres adquirir, sobre todo si es un espacio cerrado.

Gato en hamaca

Son muchas las variedades de camas para gato que ofrece el mercado.
(Fuente: Grigory Lukyanov: 19055185/ 123rf.com)

Materiales externos

La parte externa de la cama será la que ofrecerá un tacto más o menos agradable para tu mascota. También servirá para hacer que la cama pueda situarse en uno u otro lugar. El exterior de una cama para gatos puede ser de algodón, felpa, gomaespuma, lana, cuero, látex, plástico o mimbre. Se debe escoger el material según la época del año.

Así, el algodón y la lana serán óptimos para el invierno, mientras que el fieltro o el mimbre servirán para camas en climas cálidos.

foco

Si quieres poner la cama en el jardín, mejor busca materiales impermeables como plástico, látex o mimbre. O un saco de dormir que por dentro sea calentito y esté recubierto de plástico para aislar la humedad.

Materiales para el relleno

El material que rellene la cama de tu gato será clave para su comodidad. El suelo no proporciona descanso y de hecho, un gato siempre estará sobre alguna superficie de tu casa. Si quieres proporcionarle su propio espacio, busca una cama que tenga un relleno adecuado para que sea mullido y cómodo.

Los rellenos más comunes son de gomaespuma. Aunque si tienes un gato mayor o con problemas de articulaciones, mejor busca una cama rellena de espuma viscoelástica. Si tu mascota tiene alergias, elige algodón, lana o plumas. Las hamacas o camas de mimbre, propias para el verano, a veces vienen con un colchón o puedes ponerlo tú.

Gatos compartiendo cama

Los gatos pasan mucho tiempo descansando.
(Fuente: Alena Ozerova: 40069117/ 123rf.com)

Diseño

El diseño de una cama para gatos debe escogerse en función de cómo duerme nuestra mascota y de su tamaño. Lo importa es que él esté cómodo y que use su cama en vez de tus muebles. Hay una gran variedad de camas de acuerdo con la forma que tengan. Algunas de las que podemos encontrar son estas:

Si tu gato: Cómprale una cama que sea:
Duerme estirado Tipo colchón. Los hay lisos y los hay con los bordes levantados si le gusta apoyar la cabeza.
Duerme enroscado Tipo cueva. Es decir, que deje un espacio donde tu mascota se pueda resguardar para dormir seguro.
Es friolero Tipo saco de dormir. Estos dan la posibilidad de dormir encima cuando hace calor y de meterse dentro y abrigarse cuando el clima refresca.
Ama las alturas Tipo hamaca. Hay camitas que pueden engancharse con ventosas o clavos por paredes y ventanas para que el gato duerma en las alturas.
Se rasca a menudo las uñas Tipo rascador. Hay camas con formas y materiales idóneos para las uñas de tu gato, de modo que no arañe tus muebles o su cama de tela.

Camas según el lugar donde se sitúan

Para situar una cama es mejor escoger el lugar que más le guste a tu gato. Si es más de exterior, busca una que resista a la humedad y que a la vez sea cálida. Si a tu mascota le gusta estar sobre el sofá, pon cama que quepa en este espacio. Si le parece bien no estar sobre una superficie, la mejor opción es un cama bien acolchada.

Por su parte, si tu gato es friolero o desconfiado y le gusta esconderse para dormir, ponle una cama cubierta a modo de casita con techo o estilo saco de dormir. Pero si él prefiere pasar horas asomado a la ventana o subido a algún mueble alto de tu casa, entonces la mejor opción para él es una hamaca.

Resumen

Una cama para gato es ideal para ofrecer un espacio propio a tu mascota y para mejorar su bienestar y descanso. Para tí, que tu gato tenga su propia cama evitará que pueda dañar tus muebles con sus uñas o que los llene de pelos. Además, si tienes alergia, las partículas que te dañan quedarán recogidas en estos pequeños espacios.

Aunque os guste compartir tu cama o sofá, dale a tu gato su propio espacio. Estas mascotas requieren de privacidad para sentirse cómodos. Hay una gran variedad de productos en el mercado, dependiendo de la personalidad de tu gato y de dónde quieras colocarlas. Incluso puedes poner más de una y situarlas en sus rincones preferidos.

Si te ha gustado el artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales o deja un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Alena Ozerova: 47669383/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
37 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…
GUIADEMASCOTAS

Publicado por GUIADEMASCOTAS